BOB DYLAN

Bob Dylan (n. Duluth, Minnesota, Estados Unidos; 24 de mayo de 1941), nacido como Robert Allen Zimmerman, es un músico, cantante y poeta estadounidense. Ha sido, durante cinco décadas, una de las mayores figuras en la música popular, siendo considerado uno de los compositores y músicos más influyentes y prolíficos del siglo XX.

Historia

1941-1960: origen y comienzos musicales


Duluth Minesota


Casa donde se crio Bob Dylan en Hibbing Minesota

Robert Allen Zimmerman (en hebreo: Shabtai Zisel ben Avraham) nació en el hospital St. Mary de Duluth, Minnesota, el 24 de mayo de 1941 y creció en Hibbing, Minnesota, en el Mesabi Iron Range al oeste del Lago Superior. Los estudios realizados por varios de sus biógrafos han demostrado que sus abuelos paternos, Zigman y Anna Zimmerman, emigraron desde Odessa (actual Ucrania) a los Estados Unidos a causa de un pogromo antisemita acaecido en 1905. Sus abuelos maternos, Benjamin y Lybba Edelstein, eran judíos lituanos que llegaron a América en 1902. En su autobiografía, Crónicas, Vol. 1, Dylan escribió que el apellido de su abuela materna era kirguís y que su familia procedía de Estambul.

Sus padres, Abram Zimmerman y Beatrice “Beatty” Stone, formaban parte de una reducida pero muy unida comunidad judía. Robert Zimmerman vivió en Duluth hasta los seis años, cuando su padre contrajo la poliomielitis y su familia volvió a la ciudad natal de su madre, Hibbing, Minnesota, donde pasó el resto de su infancia. Robert vivió buena parte de su juventud escuchando la radio: en un primer momento, escuchando emisoras que transmitían música blues y country desde Shreveport, Luisiana, y posteriormente al rock and roll. Durante su estancia en la escuela, formó varias bandas, como The Shadow Blasters, de corta duración, o The Golden Chords, con quienes llegaría a tocar en el programa de búsqueda de talentos Rock and Roll Is Here to Stay. En el anuario escolar de 1959, Robert Zimmerman marcó como su principal ambición “unirse a Little Richard”. El mismo año, usando el seudónimo de Elston Gunn, tocó en dos conciertos con Bobby Vee, acompañando al piano e improvisando palmas.

Zimmerman se trasladó a Minneapolis, Minnesota, en septiembre de 1959 para matricularse en la universidad estatal. Durante la época, su inicial interés en el rock and roll dejó paso a un acercamiento a la música folk americana. En 1985, Dylan explicó su atracción hacia la música folk: “Lo que pasaba con el rock’n’roll es que para mí, de todos modos, no era suficiente… Había muy buenas frases pegadizas y un ritmo contagioso, pero las canciones no eran serias o no reflejaban la vida de un modo realista. Sabía eso cuando me metí en la música folk, era una cosa más seria. Las canciones estaban llenas de tristeza, de triunfo, de fe en lo sobrenatural, y tenían sentimientos más profundos”. Pronto comenzó a tocar en el 10 O’Clock Scholar, una cafetería a pocos bloques del campus universitario, y se vio involucrado en el circuito del folk de Dinkytown.

Durante sus días en Dinkytown, Zimmerman pasó a llamarse a sí mismo “Bob Dylan”. En una entrevista concedida en 2004, Dylan dijo: “Naces, ya sabes, con nombres equivocados, padres equivocados. Quiero decir, eso sucede. Te puedes llamar como quieras. Este es el país de la libertad”. En su autobiografía, Crónicas, Vol. 1, Dylan escribió sobre el cambio de nombre:


Dylan Thomas

“Había visto algunos poemas de Dylan Thomas. La pronunciación de Dylann y Allyn era similar. Robert Dylan. Robert Allyn. La letra D tenía más fuerza. Sin embargo, el nombre Robert Dylan no era tan atractivo como Robert Allyn. La gente siempre me había llamado Robert o Bobby, pero Bobby Dylan me parecía cursi, y además ya estaban Bobby Darin, Bobby Vee, Bobby Rydell, Bobby Neely y muchos otros Bobbies. La primera vez que me preguntaron mi nombre en Saint Paul, instintiva y automáticamente solté: “Bob Dylan””.

1960-1963: traslado a Nueva York y contrato con Columbia


New York City

Dylan abandonó la universidad tras su primer año. En enero de 1961, se trasladó a Nueva York con la esperanza de ver a su ídolo musical, Woody Guthrie, quien estaba gravemente enfermo a causa de la enfermedad de Huntington en el hospital psiquiátrico de Greystone Park. Sobre Guthrie, Dylan llegó a decir: “Puedes escuchar sus canciones y aprender a vivir”.

A partir de febrero de 1961, Dylan tocó en varios clubes de Greenwich Village. En septiembre, comenzó a ganar cierta reputación gracias a una reseña de Robert Shelton en The New York Times durante un concierto en el Gerde’s Folk City. El mismo mes, Dylan tocó la armónica para Carolyn Hester durante la grabación de su tercer álbum, coincidiendo con el productor John H. Hammond. Hammond contrató a Dylan para Columbia Records en octubre.





Las interpretaciones incluidas en su primer trabajo para Columbia, titulado Bob Dylan y publicado en 1962, consistían en material de música folk, blues y gospel combinado con dos composiciones propias, “Song to Woody” y “Talkin’ New York”. El álbum obtuvo escaso éxito comercial, vendiendo 5.000 copias en su primer año, lo cual era suficiente para rescindir el contrato. Dentro de Columbia, Dylan comenzó a ser tachado como el “protegido de Hammond” y sugirieron finiquitar su contrato. A pesar de ello, Hammond defendió fuertemente a Dylan, y al mismo tiempo encontró un buen defensor en Johnny Cash, quien había fichado por Columbia meses antes. Durante su trabajo para Columbia, Dylan también grabó varias canciones bajo el seudónimo de Blind Boy Grunt para la revista de música folk Broadside Magazine.


Jhonny Cash

En agosto de 1962, Dylan dio dos importantes pasos en su carrera musical al modificar su nombre legalmente por el de Robert Dylan en la Corte Suprema de Nueva York y al firmar un contrato de representación con Albert Grossman. Grossman fue el representante de Dylan hasta 1970 y se caracterizó por su personalidad ocasionalmente conflictiva y por la extrema protección que ejercía sobre la imagen de su cliente. Dylan describiría posteriormente a Grossman como “una especie de Coronel Tom Parker… podías oler su llegada”. Las tensiones entre Grossman y John Hammond obligaron al segundo a abandonar las sesiones de grabación del segundo trabajo discográfico de Dylan, siendo reemplazado por el productor Tom Wilson.


Bob Dylan & Albert Grossman


Bob Dylan con Joan Baez en la marcha por los Derechos Civiles en Washington, D.C. en 1963.

Al mismo tiempo, su segundo álbum, The Freewheelin’ Bob Dylan, publicado en mayo de 1963, sirvió a Dylan para crecer como cantante y especialmente como compositor. Gran parte de las canciones incluidas en el álbum fueron etiquetadas como canciones protesta, inspiradas parcialmente en Woody Guthrie e influidas por la pasión de Pete Seeger por las canciones tradicionales. “Oxford Town”, por ejemplo, refleja de forma irónica la matriculación de James Meredith como el primer negro en entrar en la Universidad de Misisipi.

Una de sus canciones más famosas, “Blowin’ in the Wind”, deriva parcialmente en su melodía de la canción tradicional “No More Auction Block”, mientras que su letra cuestiona el status quo social y político de la época. La canción fue ampliamente versionada y se convirtió en un éxito internacional de la mano de Peter, Paul and Mary, sentando un precedente para muchos otros artistas que se alzarían con éxitos a través de composiciones de Dylan. Por su parte, la canción “A Hard Rain’s a-Gonna Fall” está basada en la balada de folk “Lord Randall”. Con sus referencias al apocalipsis nuclear, la canción ganó resonancia durante el desarrollo de la crisis de los misiles en Cuba. Al igual que “Blowin’ in the Wind”, “A Hard Rain’s a-Gonna Fall” marcó una importante dirección en la composición de nuevas canciones, mezclando el uso del monólogo interior y la lírica imaginativa con las formas tradicionales del folk.



Aunque las primeras canciones de Dylan solidificaron su temprana reputación, The Freewheelin’ Bob Dylan también incluye canciones de amor mezcladas con una lírica irónica e incluso a veces bromista. El humor se convirtió en uno de los pilares de la personalidad de Dylan, impresionando a oyentes tales como The Beatles. Al respecto, George Harrison comentó: “Lo poníamos y nos trasladaba. El contenido de sus canciones y su actitud era increíblemente original y maravilloso”.

La voz áspera de Dylan resultó un impedimento para muchos oyentes a la par que un atractivo para otros. Describiendo el impacto que Dylan había ocasionado en su marido y en sí misma, Joyce Carol Oates escribió: “Cuando escuché por primera vez su joven y cruda voz, francamente nasal y desentrenada, como si el papel de lija pudiese cantar, el efecto fue dramático y electrificante”. Muchas de sus primeras canciones alcanzaron al público en general mediante versiones realizadas por otros intérpretes, tales como Joan Baez, quien se convirtió en la protectora de Dylan así como en su posterior amante. Baez fue determinante a la hora de elevar a Dylan a la popularidad nacional e internacional con numerosas versiones de sus canciones y al invitarle frecuentemente a sus propios conciertos.

1963-1964: protestas y Another Side


Bob Dylan en un concierto en la Universidad de St. Lawrence, Nueva York (1963).

En mayo de 1963, el perfil político de Dylan creció cuando abandonó el programa The Ed Sullivan Show. Durante los ensayos, ejecutivos de la CBS informaron a Dylan de que la canción que había ensayado, “Talkin’ John Birch Society Blues”, era potencialmente una difamación de la John Birch Society. En lugar de complacer a la censura, Dylan se negó a aparecer en el programa.

Durante la época, Dylan y Báez se habían convertido en figuras prominentes en el movimiento por los derechos civiles, cantando juntos en la marcha por el trabajo y la libertad en Washington el 28 de agosto de 1963, en la que Dylan interpretó “Only a Pawn in Their Game” y “When the Ship Comes In”. El tercer álbum de estudio de Dylan, The Times They Are a-Changin’, reflejaba un carácter más politizado, sofisticado e irónico a través de sus canciones. Dichas canciones tomaban a menudo como base historias reales, como el asesinato del luchador por los derechos civiles Medgar Evers en “Only a Pawn In Their Game”, o la muerte de la camarera negra Hattie Carroll a manos de William Zantzinger, un joven socialité, en la canción “The Lonesome Death of Hattie Carroll”. En un plano más genérico, “Ballad of Hollis Brown” y “North Country Blues” resumían la desesperación de las comunidades agrícolas y mineras a causa de la crisis de la época. Aún así, el material político del álbum estuvo acompañado de dos canciones de amor, “Boots of Spanish Leather” y “One Too Many Mornings”.








A finales de 1963, Dylan se sentía manipulado y limitado por los movimientos de protesta. Estas tensiones se airearon públicamente cuando, durante la entrega del premio Tom Paine de la mano del Comité Nacional de Emergencia de las Libertades Civiles, poco tiempo después del asesinato de John F. Kennedy, un Dylan renqueante y ebrio cuestionó el rol del comité, insultando a sus miembros como viejos y encalvecidos y alegando ver algo de sí mismo y de todos los hombres en el supuesto asesino de Kennedy, Lee Harvey Oswald.


John F. Kennedy

Another Side of Bob Dylan, grabado en una única noche de junio de 1964, incluía un humor más ligero en comparación con su predecesor. La parte humorística y surrealista de Dylan reemergió en “I Shall Be Free #10” y en “Motorpsycho Nightmare”. “Spanish Harlem Incident” y “To Ramona” son románticas y apasionadas canciones de amor, mientras que “Black Crow Blues” e “I Don’t Believe You (She Acts Like We Never Have Met)” sugieren un futuro factor dominante del rock and roll en la música de Dylan. “It Ain’t Me, Babe”, que superficialmente puede ser interpretada como una canción de amor, ha sido descrita como un rechazo del papel que su reputación le había empujado a representar. La nueva dirección de su sonido quedó señalada en dos canciones de larga duración: “Chimes of Freedom”, que mezcla comentarios de índole social con un denso paisaje metafórico en un estilo que Allen Ginsberg calificó como “cadenas de flashes”, y “My Back Pages”, en donde ataca la simplicidad y la seriedad de sus primeras composiciones.








Entre la segunda mitad de 1964 y 1965, la imagen y el estilo musical de Dylan cambiaron rápidamente, al convertirse de cantautor destacado de la escena del folk contemporáneo en una estrella pop del folk rock. Dicha transición quedó apoyada en un cambio estilístico, en el que Dylan pasó a usar mejores trajes al estilo de Carnaby Street, gafas Rayban Wayfarer y botas al estilo de The Beatles en lugar de sus habituales vaqueros y camisas. Asimismo, Dylan comenzó a tratar sin decoro a la prensa durante las entrevistas. Al respecto, durante una entrevista en el programa de televisión Les Crane, preguntado sobre una película que estaba planeando hacer, Dylan contestó a Crane que sería una película de vaqueros de terror. Preguntado si interpretaría al vaquero, Dylan contestó: “No, interpreto a mi madre”.

1964-1965: controversia eléctrica

La publicación en marzo de 1965 de Bringing It All Back Home supuso un salto estilístico fundamental en su carrera al incluir las primeras grabaciones con instrumentos eléctricos. El primer sencillo, “Subterranean Homesick Blues”, influenciado en buena medida por el tema “Too Much Monkey Business” de Chuck Berry, fue presentado con un vídeo musical cortesía de D. A. Pennebaker como adelanto del documental Don’t Look Back, que recogía la gira británica de 1965. La libre asociación de las letras y la influencia del movimiento beat la convierten en un precursor del rap y del hip-hop.


Don’t Look Back documental



En contraste, muchos de sus seguidores de la línea folk interpretaron la cara B de Bringing It All Back Home como un gesto conciliador: cuatro largas canciones de corte folk en las que Dylan hacía uso de guitarra y armónica. “Mr. Tambourine Man” se convirtió al poco tiempo en un éxito de The Byrds, así como en una de sus canciones más conocidas, mientras “It’s All Over Now, Baby Blue” e “It’s Alright, Ma (I’m Only Bleeding)” serían aclamadas como dos de las composiciones más importantes de Dylan.


Durante el verano de 1965, como cabeza de cartel del Newport Folk Festival, Dylan interpretó su primer set eléctrico desde sus tiempos en la escuela junto a un grupo, integrado en su mayor parte por componentes de Paul Butterfield Blues Band y formado por Mike Bloomfield (guitarra), Sam Lay (batería), Jerome Arnold (bajo), Al Kooper (órgano) y Barry Goldberg (piano). Dylan había aparecido previamente en el Newport Folk Festival en 1963 y 1964, pero en esta ocasión se topó con una mezcla de vítores y abucheos, y tras interpretar cuatro canciones abandonó el escenario. Las diferentes interpretaciones de los hechos sugieren que los abucheos procedían del sector purista de la música folk, que no recibió bien la entrada de Dylan con una guitarra eléctrica. Una interpretación alternativa alude a la mala calidad del sonido y al corto set de canciones como motivo de los abucheos.

entrevista 1965

El concierto de Dylan en Newport provocó indignación en algunos sectores de la música folk. Al respecto, Ewan MacColl escribió en la revista Sing Out!: “Nuestras canciones tradicionales y baladas son creaciones de artistas con un extraordinario talento que trabajaba dentro de las tradiciones formuladas durante mucho tiempo. ¿Pero qué pasa con Bobby Dylan?, un joven de talento mediocre. Sólo un público no crítico, alimentado por la aguada música pop, podía haber caído de semejante forma”. El 29 de julio, cuatro días después de su controvertida actuación en Newport, Dylan volvió al estudio de grabación en Nueva York para grabar “Positively 4th Street”. La letra de la canción se mezcla con imágenes vengativas en versos como “You got a lotta nerve/ To say you are my friend/ When I was down/ You just stood there grinning” (lo cual puede traducirse al español como: “Tienes mucha cara/ para decir que eres mi amigo./ Cuando yo estaba deprimido / tú estabas por ahí cachondeándote”) y es ampliamente interpretada como un pulso a sus antiguos amigos de la comunidad folk de la West 4th Street.

1965-1966: Highway 61 Revisited y Blonde on Blonde

En julio de 1965, Dylan publicó el sencillo “Like a Rolling Stone”, que alcanzó el puesto 2 en los Estados Unidos y el 4 en el Reino Unido. Con una duración superior a los seis minutos, la canción ha sido ampliamente alabada por modificar las actitudes previas acerca de lo que un sencillo pop es capaz de transmitir. Bruce Springsteen comentó acerca de la primera vez que escuchó la canción: “Ese golpe de caja al principio de la canción sonaba como si alguien abriera de una patada la puerta de tu mente”. En 2004, la revista musical Rolling Stone situó a “Like a Rolling Stone” como la mejor canción de todos los tiempos. Su sonido característico, con un riff de órgano y una banda completa, también caracterizó al siguiente trabajo de estudio, Highway 61 Revisited, titulado como homenaje a la carretera que trasladó a Dylan desde Minnesota hasta el hervidero musical de Nueva Orleans. Las canciones del álbum seguían la misma estela del sencillo, con letanías surrealistas favorecidas por la guitarra blues de Mike Bloomfield, por la sección rítmica y por el sonido característico del órgano de Al Kooper. La única excepción la ofrece “Desolation Row”, última canción del álbum, con una visión apocalíptica en la que Dylan trata de transmitir referencias surreales a numerosas figuras de la cultura occidental durante sus once minutos y medio de duración. Andy Gill escribió: “«Desolation Row» es un poema épico de once minutos de entropía que toma la forma de un desfile felliniano de imágenes grotescas y extravagantes, en el que aparece un enorme elenco de personajes icónicos, algunos de ellos históricos (Einstein, Nerón), algunos bíblicos (Noé, Caín y Abel), algunos ficticios (Ofelia, Romeo, Cenicienta), algunos literarios (T. S. Eliot y Ezra Pound) y otros que no encajan en ninguna de las categorías anteriores, en particular el Dr. Filth [“Dr. Suciedad”] y su dudosa enfermera”.


Como promoción del álbum, Dylan tenía previsto realizar dos conciertos en Estados Unidos e intentó conformar una banda. Mike Bloomfield no estaba dispuesto a abandonar Butterfield Band, por lo que Dylan escogió a Al Kooper y a Harvey Brooks de los músicos de sesión que trabajaron en Highway 61 Revisited y a músicos de directo como Robbie Robertson y Levon Helm, conocidos por su trabajo como banda de apoyo de Ronnie Hawkins en The Hawks. El 28 de agosto, un público aún molesto con el sonido eléctrico de Dylan interrumpió al grupo en Forest Hills. La recepción de la banda el 2 de septiembre en el Hollywood Bowl de Los Ángeles fue más favorable.

Mientras Dylan y The Hawks se encontraban con públicos cada vez más receptivos durante la gira, sus esfuerzos en el estudio no fueron del todo positivos. En febrero de 1966, el productor Bob Johnston persuadió a Dylan para grabar en Nashville, Tennessee, buscándole una base de músicos de sesión con los que grabar. Por insistencia de Dylan, Robertson y Kooper acudieron a Nashville para participar en las sesiones. Dichas sesiones dieron como resultado el doble álbum Blonde on Blonde, que incluía lo que posteriormente el propio Dylan definió como “ese sonido delgado y de mercurio salvaje”. Al Kooper describió el álbum diciendo que “toma dos culturas y las hace colisionar produciendo una enorme explosión”: el mundo musical de Nashville y el mundo del “hipster quintaesencial neoyorkino”, Bob Dylan.

El 22 de noviembre de 1965, Dylan contrajo matrimonio en secreto con la modelo de 25 años Sara Lownds. Varios de los amigos de Dylan, incluyendo Ramblin’ Jack Elliott, comentaron que, incluso minutos después de la boda, Dylan negó que estaba casado. La periodista Nora Ephron fue la primera en hacer pública la noticia en febrero de 1966 en un artículo de New York Post con el titular: “¡Silencio! Dylan está casado”.

Dylan emprendió una gira mundial por Australia y Europa durante la primavera de 1966. Cada concierto se dividía en dos partes. En la primera, Dylan interpretaba en solitario material de su primera etapa, acompañado de guitarra y armónica. En la segunda mitad, secundado por The Hawks, interpretaba música eléctrica. El contraste provocó la ira de muchos seguidores, que mostraban su enfado mediante aplausos lentos y desacompasados. La gira culminó con una famosa confrontación entre Dylan y el público del Manchester Free Trade Hall en Inglaterra. Al final del concierto, un seguidor, enojado con el sonido eléctrico de Dylan, gritó: “¡Judas!”, a lo que Dylan respondió: “No te creo. Eres un mentiroso”, antes de volverse a la banda y ordenar fuera de micrófono: “¡tocadlo alto, joder!”, y entonces se zambulleron con gusto en la última canción de la noche, “Like a Rolling Stone”.



1967-1972: accidente de moto y reclusión

Tras la gira europea, Dylan volvió a Nueva York, aunque las presiones sobre él seguían aumentando. La cadena de televisión ABC había pagado un adelanto por un guion para un programa de televisión que Dylan debía escribir. Por otra parte, la editora Macmillan seguía demandando un manuscrito final para la novela Tarantula, al mismo tiempo que su representante, Albert Grossman, había organizado una nueva gira de conciertos para el verano y el otoño.

El 29 de julio de 1966, los frenos de su motocicleta Triumph 500 se bloquearon en una carretera cercana a su hogar de Woodstock, Nueva York, arrojándolo a tierra. Aunque el alcance de sus heridas nunca fue revelado, Dylan dijo que se había fracturado varias vértebras cervicales. El misterio aún ronda las circunstancias del accidente en tanto que no se llamó a ninguna ambulancia y Dylan no fue hospitalizado. En relación a la relevancia de su accidente, Dylan expresó cierta amargura en la forma en que había sido tratado: “Cuando tuve ese accidente de moto… me desperté y capturé mis sentidos, y me di cuenta de que estaba trabajando para todas esas sanguijuelas. Y no quería hacer eso. Además, tenía una familia y quería ver a mis hijos”. La biografía de Howard Sounes, Down The Highway, concluye que el accidente ofreció a Dylan la necesidad de escapar de las presiones que había construido en torno a sí mismo. A raíz de su accidente, Dylan se retiró de la opinión pública, y con la excepción de algunas apariciones, no volvió a salir de gira hasta ocho años después.

Una vez que Dylan estuvo lo suficientemente recuperado para reanudar su trabajo, comenzó a editar material grabado durante su gira de 1966 para Eat the Document, una secuela de Don’t Look Back. Un primer segmento fue mostrado a la cadena ABC y rechazado por su presumible incomprensibilidad para un público general. En 1967, comenzó a grabar música con The Hawks en su hogar y en el sótano del hogar que The Hawks habían alquilado en Woodstock, llamado “Big Pink” por el color de su fachada. Las canciones, inicialmente compiladas como demos para que las grabaran otros artistas, sirvieron como sencillos de éxito para Julie Driscoll (“This Wheel’s on Fire”), The Byrds (“You Ain’t Goin’ Nowhere”, “Nothing Was Delivered”) y Manfred Mann (“Quinn the Eskimo (The Mighty Quinn)”). En 1975, Columbia recopiló una selección de las canciones para publicarlas en The Basement Tapes. Sin embargo, durante el curso de los años, un mayor número de las grabaciones entre Dylan y The Hawks fueron publicadas en bootlegs, culminando en un compilatorio de cinco discos titulado The Genuine Basement Tapes con 107 canciones y tomas alternativas. Durante los meses siguientes, The Hawks pasaron a llamarse The Band y grabaron el álbum Music from Big Pink haciendo uso de varias canciones que en un primer momento habían registrado en su sótano de Woodstock.



Bob Dylan & The band

En octubre y noviembre de 1967, Dylan volvió a Nashville, Tennessee. De nuevo en el estudio de grabación tras un parón de 19 meses, Dylan estuvo acompañado exclusivamente por Charlie McCoy al bajo, Kenny Buttrey a la batería y Pete Drake en la steel guitar. El resultado fue John Wesley Harding, un álbum de canciones tranquilas y contemplativas basadas en un paisaje que evocaba la cultura del Oeste americano y de la Biblia. La escasa instrumentación y su estructura, junto con letras que tomaban seriamente la tradición judeocristiana, marcaban un distanciamiento no sólo respecto del propio trabajo de Dylan, sino también frente al creciente fervor psicodélico en la cultura musical de mediados de la década de 1960. John Wesley Harding incluye “All Along the Watchtower”, cuya letra deriva del Libro de Isaías (21:5-9) y que posteriormente fue grabada por Jimi Hendrix, cuya versión aplaudiría más tarde el propio Dylan como la versión definitiva.


A causa del fallecimiento de Woody Guthrie el 3 de octubre de 1967, Dylan hizo su primera aparición pública después de veinte meses en el concierto memorial de homenaje a Guthrie organizado en el Carnegie Hall el 20 de enero de 1968.

El siguiente trabajo de estudio, Nashville Skyline, era virtualmente un álbum de música country comercial en el que Dylan estaba respaldado por músicos de Nashville, Tennessee, y característico por el uso de una voz más suave e inapropiada en Dylan. El álbum incluye un dúo con Johnny Cash en “Girl from the North Country” y el sencillo “Lay Lady Lay”, que había sido compuesto originalmente para la banda sonora de Cowboy de medianoche, si bien no se grabó a tiempo para incluirse en ella. En mayo de 1969, Dylan apareció en el primer episodio del programa de televisión de Johnny Cash, cantando a dúo “Girl from the North Country”, “It Ain’t Me, Babe” y “Living the Blues”. La siguiente aparición pública de Dylan tuvo lugar en el Festival de la Isla de Wight el 31 de agosto de 1969, tras rechazar su participación en el festival de Woodstock cercano a su hogar.


A comienzos de la década de 1970, los críticos cargaron contra la producción de calidad diversa e impredecible de Dylan. En particular, el columnista de la revista Rolling Stone Greil Marcus se preguntó: “¿Qué es esta mierda?” tras escuchar el álbum de 1970 Self Portrait. En general, Self Portrait, un doble álbum con pocas composiciones originales, fue mal recibido por la crítica y por el público. A finales de año, Dylan publicó el álbum New Morning, que muchos consideraron como un retorno a la buena forma. El mismo año, Dylan coescribió “I’d Have You Anytime” y “Nowhere to Go” junto a George Harrison. Finalmente sólo “I’d Have You Anytime” fue incluida en el triple álbum de Harrison All Things Must Pass. Por otra parte, Dylan también participó junto a Harrison en el concierto benéfico The Concert for Bangladesh, atrayendo una especial cobertura informativa a causa de las raras apariciones en público que Dylan ofrecía últimamente.





Entre el 16 y el 19 de mayo de 1971, Dylan acudió a los pequeños Blue Rock Studios de Greenwich Village para grabar un sencillo, “Watching the River Flow”, y una nueva canción, “When I Paint My Masterpiece”. El 4 de noviembre de 1971, Dylan grabó el sencillo “George Jackson”, considerado como un retorno a la canción protesta al hacerse eco del asesinato del militante de los Panteras Negras George Jackson en la prisión de San Quintín el verano anterior.


En 1972, Dylan firmó con Sam Peckinpah la grabación de la banda sonora de la película Pat Garrett y Billy the Kid, así como su participación como secundario en la película, interpretando a “Alias”, un miembro de la pandilla de Billy con cierta base histórica. A pesar del fracaso de la película en taquilla, la canción “Knockin’ on Heaven’s Door”, incluida en la banda sonora, ha demostrado su durabilidad como una de las canciones más versionadas de Dylan.


1973-1978: regreso a los escenarios


Bob Dylan y The Band (de izquierda a derecha, Rick Danko, Robbie Robertson y Levon Helm) en Chicago, Illinois, durante la gira de promoción de Planet Waves en 1974.

Dylan comenzó 1973 firmando un nuevo contrato con el sello de David Geffen Asylum Records, al finalizar su contrato con Columbia Records. En su siguiente álbum de estudio, Planet Waves, usó a The Band como grupo de respaldo. El álbum incluye dos versiones de “Forever Young”, que se convirtió en una de sus canciones más conocidas. En 2003, Christopher Ricks relacionó el estribillo de la canción con el poema de John Keats “Ode on a Grecian Urn”, que contiene el verso: “For ever panting, and for ever young”. Tal y como un crítico la describió, Forever Young proyecta “algo hímnico y sincero que proviene del padre que hay en Dylan”. El propio Dylan comentó sobre la canción: “La escribí pensando en uno de mis hijos y sin querer ser demasiado sentimental”.

A pesar de su marcha, Columbia Records publicó de forma simultánea Dylan, una colección de descartes y versiones de otros artistas que fue interpretada como una respuesta arisca del sello por su contrato con la compañía rival Asylum. En enero de 1974, Dylan y The Band se embarcaron en una gira norteamericana de costa a costa. La demanda de entradas para sus conciertos desbordó todas las previsiones, con más de doce millones de peticiones por correo. Un doble álbum en directo de la gira, Before the Flood, fue publicado posteriormente por Asylum Records. En mayo de 1974, Dylan participó en el concierto homenaje a Salvador Allende organizado por Phil Ochs, y al que también acudieron músicos como Pete Seeger y Arlo Guthrie (el hijo de Woody Guthrie). Dylan había aceptado participar a última hora cuando se enteró de que el concierto había vendido tan pocas entradas que corría riesgo de cancelación. Una vez que su presencia fue anunciada, se vendieron rápidamente todas las entradas.

Tras la gira con The Band, Dylan y su esposa declararon formalmente su ruptura. Posteriormente, Dylan llenó una pequeña libreta roja con nuevas canciones sobre relaciones de pareja y rupturas, y rápidamente grabó el nuevo material para el álbum Blood on the Tracks en septiembre de 1974. Tras su grabación, sin embargo, Dylan pospuso la publicación del álbum y regrabó la mitad de las canciones en los Sound 80 Studios de Minneapolis con la asistencia en la producción de su hermano David Zimmerman. Durante este tiempo, Dylan firmó un nuevo contrato con Columbia Records, que finalmente reeditaría los álbumes de Asylum.


Publicado a comienzos de 1975, Blood on the Tracks recibió reseñas tibias. En el británico NME, el crítico Nick Kent dijo que “los acompañamientos son tan cutres que suenan a meros ensayos en el local”. En Rolling Stone, Jon Landau escribió en su reseña que “el disco se ha realizado con la típica baja calidad”. Aún así, con los años la crítica ha señalado a Blood on the Tracks como uno de los mayores logros musicales de Dylan, situándolo a la altura de la trilogía de álbumes de mediados de la década de 1960. En Salon.com, Bill Wyman escribió: “Blood on the Tracks es su único álbum impecable y el mejor producido; las canciones, cada una de ellas, están construidas de forma disciplinada. Es su álbum más amable y más consternado, y parece haber logrado un sublime equilibrio entre los excesos de los álbumes plagados de verborrea de mediados de la década de 1960 y las composiciones intencionadamente sencillas de los años posteriores a su accidente”.

Continua leyendo en BOB DYLAN segunda parte…