LOS PRISIONEROS CUARTA PARTE

El asombro por esta banda los llevó a escuchar otros artistas que también cultivaban el punk, el reggae y el new wave como The Specials, The Stranglers, Bob Marley, The Cars, Adam and the Ants, Devo, entre otros.Varios medios han señalado que también tienen influencias de The Police pero en una entrevista lo negaron. Según la agrupación chilena pop Bambú «No necesitamos banderas» fue la primera canción reggae grabada en Chile.


































En 1985 Jorge y Miguel recibieron influencias tecno, de artistas como Depeche Mode, Ultravox, Thomas Dolby, Heaven 17, y también de grupos de new wave como The Cure, o de Indie rock como The Smiths y Aztec Camera, donde se vio reflejado en la utilización de teclados, sintetizadores, y batería eléctrica en Pateando Piedras y que explotó más adelante en Corazones. González declaró que Los Prisioneros fueron más un grupo tecno pop que de rock. Patricio Urzua en Rolling Stone Chile señaló sobre Pateando Piedras: «Lo más llamativo del disco era el sonido electrónico que insinuaba “Estar solo” o los ladridos sampleados de “El baile de los que sobran”. En ciertos círculos, esto acarreó comparaciones inmediatas con Depeche Mode. Más allá de esta novedad que para entonces era cegadora, las guitarras seguían mandando en el sonido del trío: el riff de “Quieren dinero” no desentonaría en la banda sonora de un spaghetti western, lo que de nuevo habla de la inteligencia de la banda.» La revista Indy Rock también señaló que «Quieren dinero» tiene matices de western, además de poseer tintes bailables a lo New Order. Lalo Ibeas, líder del grupo Chancho en Piedra, opinó que fue muy arriesgado para Los Prisioneros «haber hecho su segundo disco cambiando radicalmente el sonido de la banda, pasar de guitarras al estilo The Clash, al sonido de los sintetizadores, y así y todo seguían sonando como Los Prisioneros». El musicólogo Juan Pablo González dijo que «Marcó un puente sonoro en los años 80, desde una sonoridad artesanal, donde prevalecían la lana de los chalecos chilotes y las guitarras arpegiadas, hacia este mundo new wave, de sonidos tecnológicos y textos clarísimos, donde no había cabida a las metáforas y a la agenda política de la época.»

Según Jorge González, «Muevan las industrias» les dio identidad en Latinoamérica en países como Colombia,Venezuela, Perú y otros lugares, porque sonaba diferente a las grandes potencias del rock en español y argentino. Cristián Heyne, productor musical de artistas como Supernova y Javiera Mena, señaló como una de sus canciones mejor logradas del trío, «”Muevan las industrias” es una canción única. Hay una oscuridad allí, una solidez sonora que no se puede encontrar en ningún otro grupo chileno.»

La cultura de la basura innovó en la música electrónica y según Jorge es el álbum más rockero de la agrupación. Para Los Prisioneros, según González, la influencia del disco eran Los Prisioneros, se fijaban en lo que podían usar de lo que habían utilizado en sus discos anteriores.

Los Apestosos & Gus Gusano y sus Necrofílicos Hemofílicos

La banda mostró su faceta punk bajo el nombre de Los Apestosos. Este grupo tenía canciones que no fueron hechas para Los Prisioneros sino por diversión; los temas eran más acelerados y Jorge cantaba imitando los grupos punk que ellos escuchaban. En 1987, mientras estaban en el estudio de Caco Lyon, se pusieron a tocar esos temas, Caco se interesó y les cedió su tiempo para que grabaran esos temas en su estudio. Entre esas canciones estaban «Generación de mierda» (canción compuesta por Jorge a fines de 1984 y que interpretaron en el Estadio Nacional en 2001) e «Invitado de honor» (compuesta para la ocasión tras la visita que hizo en esos días el predicador Jimmy Swaggart al general Augusto Pinochet) y otros temas compuestos en la época de Los Pseudopillos y de Los Vinchukas. Otro grupo aparte de Los Apestosos también existía, Gus Gusano y sus Necrofílicos Hemofílicos; leyendo la historia de Los Beatles descubrieron a los artistas que los Fab Four admiraban como a Elvis Presley, Bo Diddley, Gene Vincent, Buddy Holly, Chuck Berry, entre otros; esto los condujo al rock and roll.También escucharon al grupo The Cramps, por sugerencia de Yogui Alvarado (líder y vocalista de Emociones Clandestinas), mientras que González leía las historias del escritor estadounidense Howard Philips Lovecraft. Con esas influencias, Jorge y Claudio empezaron a hacer canciones de tres acordes con letras completamente dementes y las registraban en la sala de ensayo que ellos tenían, con una grabadora de cuatro pistas, nuevamente por diversión y humor. De todas estas canciones hechas en 1988 —basadas en el estilo de Elvis, entre otros— salió una canción para el trabajo más en serio de Los Prisioneros, el rockabilly «We are sudamerican rockers». Gran parte del material de Los Apestosos y de Gus Gusano, más algunas canciones que González y Narea lograron componer para la banda sonora de una película de humorada sin sentido, que ellos mismos realizaron —sin Miguel Tapia— con algunos amigos y el hermano de Jorge, Marco; y que nunca se concluyó, Lucho, un hombre violento, serían publicados póstumamente en la década siguiente en el doble álbum recopilatorio Ni por la razón, ni por la fuerza, mientras que otros permanecen todavía inéditos



Premios y reconocimientos

Con el éxito de Pateando Piedras los medios empezaron a tomar en serio a Los Prisioneros, la revista Super Rocknota 1 los señaló como el mejor grupo de Chile. Además, premió Pateando Piedras como mejor álbum, a Jorge González como el mejor compositor y eligió el tema «El baile de los que sobran» como la mejor canción del año, posteriormente, fueron premiados en Perú por la canción «El baile de los que sobran», y en Ecuador por el tema «Sexo».

El videoclip de «Tren al sur» fue nominado al «mejor video latino» de la cadena norteamericana de MTV. El 1 de octubre de 1993 se abrió por primera vez la cadena de MTV Latinoamérica y el primer videoclip emitido fue «We are sudamerican rockers». En la velada estuvo presente Jorge González.En 2003, con motivo de celebrar los diez años de MTV y su segunda entrega de premios, armaron el supergrupo «Los Black Stripes», con diferentes exponentes del rock latino, entre ellos, González para la apertura de esta ceremonia. Partió Alex Lora (de El Tri) a quien luego se les unió Jonaz y Rosso (integrantes de Plastilina Mosh) cantando «We are sudamerican rockers», seguido de ellos, apareció en González interpretando «Bolero falaz» de Aterciopelados. En 1998 el videoclip de «Sexo» fue premiado con el Coral Negro en el Festival de Cine de La Habana, Cuba.