SEX PISTOLS TERCERA PARTE

Descrito por sus amigos como ‘esbelto y agradable’, Ritchie tomó el nombre artístico de “Sid Vicious” que venía de una irónica broma relacionada con el hamster de John Lydon (Johnny Rotten), “Sid”, que al parecer le mordió y fue llamado “Vicious” (por su connotación en inglés de malicioso) por Sid. Aunque su primer nombre era Simon, él se refería a sí mismo como John. Por ese tiempo ocupaba una casa con John Lydon, John Wardle (Jah Wobble) y John Gray. El grupo de amigos era generalmente conocido como The Four Johns (los cuatro Johns). Una tarde Sid dijo “Volveremos en el 2008, seremos felices, no seremos infelices jóvenes urbanos, sino ‘mutantes del cosmos'”. Este comentario explicaría la aparición de una serie de sitios que hablan del tema promoviendo ideas alocadas y transgresoras.

Sid hizo un esfuerzo deliberado para encajar con los mitos que surgían en los medios sobre él y su nombre, pero John Lydon comentó que “Sid no podría ni darle un puñetazo a una bolsa de patatas fritas”.

The Bromley Contingent, Flowers of Romance, y the Banshees

Sid se juntaba con los de Bromley Contingent, un grupo de fans de los Sex Pistols que pusieron al día la moda avant-garde del principio del movimiento punk británico. Sid comenzó su carrera musical como miembro de The Flowers of Romance junto al cofundador de The Clash Keith Levene (que posteriormente formó parte del proyecto de John Lydon, Public Image Ltd.). Posteriormente se unió a Siouxsie & the Banshees tocando la batería en su primer show en el mítico 100 Club Punk Festival de la londinense Oxford Street.

Según Dennis Morris, fotógrafo de la banda, Vicious era “una persona tímida, en el fondo” pero durante estos años se hizo conocido por un ataque violento. En el festival 100 Club Punk Festival, una jarra de cerveza fue lanzada y le golpeó la cara a una mujer, que como consecuencia perdió la vista de un ojo. Se cree que Ritchie fue el responsable de este acto, a pesar de que nunca fue probado. De hecho, no hay ninguna evidencia ni en reportes policiales ni en los de prensa de que esto sucediera y la mujer afectada nunca ha sido encontrada. Sin embargo, en el mismo evento Sid asaltó al periodista de la revista NME, Nick Kent con un pitón de moto y en otra ocasión amenazó al DJ de la BBC, Bob Harris en una discoteca de Londres.

Sid y los Sex Pistols

Al ser conocido como “el máximo fanático de los Sex Pistols” y ser amigo cercano de Johnny Rotten, la banda le pidió a Vicious que se uniera al grupo después de que Glen Matlock se fuera en febrero de 1977.
El mánager, Malcolm McLaren, dijo una vez: “Si Rotten es la voz del punk, Vicious es la actitud”. Su carácter punk sobrepasaba su habilidad al tocar, pues nunca fue reconocido por sus capacidades musicales, aunque sí tenía facilidad innata para la composición como se descubrió posteriormente al saber que “Belsen Was a Gas” fue compuesta por él.

Sex Pistols – Belsen Was A Gas

En la biografía de los Sex Pistols escrita por Jon Savage, England’s Dreaming, cuenta que las partes del bajo de la banda fueron grabadas por el guitarrista Steve Jones y que cuando tocaban en vivo el amplificador de Sid estaba apagado frecuentemente. Además, Lemmy Kilmister de Motörhead contó que Sid le pidió que le enseñase a tocar el bajo expresándole textualmente “no sé tocar el bajo”, la respuesta de Kilmister fue, “ya lo sé”.

En su autobiografía No Irish, No Blacks, No Dogs, Lydon escribió: “no era tan malo para canciones de tres acordes”. Sid tocó su primer concierto con los Pistols el 3 de abril de 1977, en Screen on the Green, Londres.

El debut fue grabado por Don Letts y aparece en Punk Rock Movie.después conocido como John Beverley, Vicious había sido anteriormente miembro de dos bandas del círculo punk, Siouxsie & the Banshees (con quienes tocó la batería en el mencionado festival punk del 100 Club) y The Flowers of Romance (donde cantaba y tocaba instrumentos diversos). También se le acredita como el que introdujo el baile pogo en la escena punk, en el 100 Club.

John Robb alega que fue en el primer concierto como residentes de Sex Pistols, el 11 de mayo de 1976; Matlock está convencido de que ocurrió durante la segunda noche del 100 Club Punk Festival en septiembre, mientras los Pistols estaban tocando en Gales. Según la descripción de Matlock, Rotten quería que Vicious se uniese a la banda porque «en vez de ser él contra Steve y Paul, pasarían a ser Sid y él contra Steve y Paul.

Siempre lo consideró en términos de rivalidad». Julien Temple, en aquel entonces un estudiante de cine a quien McLaren había contratado para crear una grabación audiovisual exhaustiva de la banda, opina: «Sid era el protegido de John en la banda, realmente. Los otros dos sólo pensaban que estaba loco». McLaren después declararía que, al comienzo de la carrera de la banda, Vivienne Westwood le había dicho que consiguiera al «tipo llamado John que había venido un par de veces a la tienda» como cantante. Cuando Johnny Rotten fue reclutado para la banda, Westwood dijo que McLaren se había equivocado: «había escogido al John equivocado». Era John Beverley, el futuro Vicious, el que ella había recomendado. McLaren aprobó la tardía inclusión de Vicious, que virtualmente no tenía ninguna experiencia con su nuevo instrumento, por sus pintas y su reputación en la escena punk.

Pogo aparte, Vicious se vio involucrado en un incidente digno de mención durante la memorable segunda noche del 100 Club Punk Festival. Detenido por lanzar un vaso a The Damned que se hizo añicos y cegó a una chica de un ojo, fue encerrado en un centro. En un concierto previo en 100 Club, había atacado a Nick Kent con una cadena de bicicleta. De hecho, el telegrama de McLaren a NME decía de Vicious que «su mejor credencial era que le había dado su merecido a Nick Kent muchos meses antes en el 100 Club».

Según una posterior descripción hecha por McLaren, «cuando Sid se unió no sabía tocar la guitarra pero su locura encajaba en la estructura de la banda. Era el caballero de reluciente armadura con un puño gigante». «Todo el mundo estaba de acuerdo en que su aspecto encajaba», recordaría Lydon después, pero su destreza musical era otra cosa. «Los primeros ensayos… en marzo de 1977 con Sid fueron infernales… Sid lo intentaba en serio y ensayaba mucho». Marco Pirroni, que había tocado con Vicious en Siouxsie & the Banshees, ha dicho: «después de eso, ya no tenía nada que ver con la música. Todo se haría por el sensacionalismo y el escándalo. Entonces se convirtió en la historia de Malcolm McLaren».

La pertenencia de Sid Vicious a Sex Pistols tuvo un efecto progresivamente destructivo en él. Como Lydon diría después, «en aquel momento, Sid era absolutamente infantil. Todo era divertido y gracioso. De repente era una gran estrella del pop. Tener el estatus de estrella del pop significaba prensa, una buena oportunidad para que se le viera en todos los sitios correctos, adoración. Eso es lo que todo ello significaba para Sid». Westwood ya le había estado alimentando con material, como un tomo sobre Charles Manson, probablemente para que afloraran sus peores instintos.


Polera de Sid Vicious

A comienzos de 1977, conoció a Nancy Spungen, una drogadicta emocionalmente perturbada y antigua prostituta en Nueva York. Comúnmente se piensa en Spungen como la responsable de haber introducido a Vicious en la heroína, y la dependencia emocional de la pareja alienó a Vicious del resto de la banda. Lydon después escribió: «hicimos todo lo posible por deshacernos de Nancy… Lo estaba matando. Yo estaba absolutamente convencido de que esta chica estaba en una misión de lento suicidio… Sólo que no quería irse sola. Quería llevarse consigo a Sid… Estaba tan completamente jodida y era malvada».

«God Save the Queen»

El 10 de marzo de 1977, en una conferencia de prensa organizada como una ceremonia en las cercanías de Palacio de Buckingham, Sex Pistols firmaron públicamente con A&M Records (la auténtica firma del contrato se había hecho el día antes). Inmediatamente después, cebados de alcohol, se encaminaron hacia las oficinas de A&M. Vicious destrozó un váter y se hizo un corte en el pie (hay opiniones contradictorias respecto a lo que ocurrió primero). A medida que Vicious iba dejando un rastro de sangre por las oficinas, Rotten abusó verbalmente de los empleados y Jones se puso juguetón en el lavabo de señoras.

Un par de días después, Sex Pistols se metieron en un lío con otra banda en un club; uno de los amigos de Rotten amenazó de muerte a un amigo del director de A&M en el Reino Unido. El 16 de marzo, A&M rompió el contrato que tenía con los Pistols. Veinticinco mil copias del futuro sencillo «God Save the Queen» (con «No Feelings» en la cara B) ya se habían prensado; se destruyeron prácticamente todas.

Vicious debutó con la banda en el Notre Dame Hall de Londres el 28 de marzo. En mayo, la banda firmó contrato con Virgin Records, su tercer sello discográfico en poco más de medio año. Virgin estaba más que dispuesta a lanzar «God Save the Queen», pero surgieron nuevos obstáculos. Los trabajadores de la planta de prensado se negaban a trabajar en protesta por el contenido de la canción. La ahora famosa portada de Jamie Reid, que mostraba a la Reina Isabel II del Reino Unido con sus rasgos tapados con el nombre de la canción y el de la banda con letras recortadas, ofendió a los trabajadores. Después de mucho discutir, se retomó la producción y el sencillo se lanzó finalmente el 27 de mayo.

Sex Pistols – God Save The Queen

La escabrosa letra —«God save the queen / She ain’t no human being / And there’s no future / In England’s dreaming» («Dios salve a la Reina / No es un ser humano / Y no hay futuro / En el sueño de Inglaterra»)— provocó protestas generalizadas. Varias grandes cadenas de tiendas se negaron a vender el sencillo. Fue censurado no sólo por la BBC sino también por todas las emisoras independientes de radio, convirtiéndolo en la «grabación más censurada de la historia del Reino Unido».

Rotten se jactó diciendo: «somos la única banda honesta en pisar este planeta en unos dos mil millones de años». Jones se encogió de hombros respecto a todo lo que la canción afirmaba e implicaba, o llevaba el nihilismo a un punto lógico final: «No veo cómo nadie nos pueda describir como una banda política. Ni siquiera me sé el nombre del primer ministro». La canción, y su impacto público, ahora son reconocidos como «la gloria y la corona del punk».

El lanzamiento de Virgin se calculó para que coincidiese con la celebración del vigésimo quinto aniversario (Silver Jubilee) en el trono de la Reina Isabel II. Para cuando llegó el fin de semana de la celebración, una semana y media después del lanzamiento del sencillo, se habían vendido más de ciento cincuenta mil copias: un éxito masivo. El 7 de junio, McLaren y la compañía discográfica fletaron un barco privado para que los Sex Pistols tocaran mientras navegaban por el río Támesis, pasando por Westminster y el parlamento. El evento, una burla a la procesión prevista por la Reina para dos días después, acabó en un caos. Lanchas de policía obligaron al barco a atracar, y la dotación policial rodeó la pasarela del muelle. Mientras se hizo bajar con prisas a los miembros de la banda con su equipo por una escalinata lateral, McLaren, Westwood y muchos miembros del séquito de la banda fueron arrestados.


Westminster, visto desde el Támesis.

Antes de que saliera la lista de ventas de sencillos del Reino Unido correspondiente a la semana del aniversario, el Daily Mirror predijo que «God Save the Queen» sería número uno. Al final, el sencillo se quedó en el segundo puesto, tras un sencillo de Rod Stewart que llevaba cuatro semanas en el número uno. Muchos creen que la grabación calificó en lo más alto, pero que la lista fue alterada para evitar un espectáculo. McLaren después dijo que en CBS Records, distribuidora de ambos sencillos, le dijeron que Sex Pistols vendió el doble que Rod Stewart. Hay evidencia de que un directivo del Instituto Fonográfico del Reino Unido, encargado de la supervisión de la oficina de listas y compilaciones, se encargó de excluir de la lista, sólo esa semana, las ventas realizadas por tiendas pertenecientes a compañías discográficas, como la de Virgin.

Los ataques violentos contra los seguidores del punk estaban en alza. A mediados de junio, el propio Rotten fue asaltado por una banda con cuchillos en las afueras del pub Pegasus de Islington, causándole lesiones en el tendón de su brazo izquierdo. Jamie Reid y Paul Cook recibieron palizas en otros incidentes; tres días después del asalto en el Pegasus, Rotten fue nuevamente atacado. Una gira por Escandinavia, en principio planeada para final de mes, tuvo que ser pospuesta hasta mediados de julio. Durante la gira, un periodista sueco le dijo a Jones que «mucha gente» veía a la banda como una «creación» de McLaren. Jones replicó: «es nuestro mánager, eso es todo. No tiene nada que ver con la música o nuestra imagen… sólo es un buen mánager».

En otra entrevista, Rotten mostró perplejidad respecto al furor que envolvía a la banda:
«No lo entiendo. Lo único que intentamos hacer es destruirlo todo».

Continua leyendo en SEX PISTOLS cuarta parte…

de TURISMO VALLE DEL LLAIMA Publicado en punk